«It always seems impossible until it’s done». Nelson Mandela

Y, así, con esta descriptiva y maravillosa cita de Nelson Mandela que viene a decir que ‘este proyecto mío de la web parecía imposible hasta que, por fin, aquí lo tenéis’ quiero daros la bienvenida a todos a mi blog.

Así que, pasad al salón, por favor, poneos cómodos, sentaos donde queráis que hay sillones, butacas, cojines y mucho suelo, (por si alguien, como yo, lo prefiere a los asientos tradicionales) que estoy deseando transmitiros la inmensa alegría de estar ya aquí navegando en el océano de webs con mi página web Alilia Telar Artesano felizmente terminada y, sobre todo, el placer de poder compartirla, por fin, con todos vosotros.

Porque el título de este post inaugural no es, en absoluto, casualidad. Estar aquí ha sido todo un reto y un camino largo y duro. Uno de los muchos caminos que se van abriendo conforme avanzo y doy pasos con mi marca. De los otros caminos no hablaré ahora porque, esos, son otras historias.

Alicia Valle, creadora textilVolviendo a la nuestra, la web de Alilia Telar Artesano es un sueño hecho realidad. Ha sido un largo trayecto, lleno de bañeras y toboganes donde todo parecía, de repente, que fluía y se deslizaba a favor, que la página se acababa en un par de semanas, que el parto era inminente, de un día a otro y, ¡zas!, de pronto, una curva inesperada y muy cerrada, con una inclinación mayor que alguna de las que hay en las Siete revueltas, cerquita de Madrid, aparecía en el camino como un obstáculo insalvable, y al trazarla con esa graciosa forma en herradura que las hace tan famosas, estábamos, de nuevo, 180 grados de giro después, como de nuevo en el punto de partida con la extraña sensación de no haber avanzado ni un palmo.

Así de ilusionante, y a veces también, ¿por qué no confesarlo?, de desmotivante ha sido este periplo. Muchos los meses de trabajo con la diseñadora, reuniendo el material necesario, muchas las personas enrededas en el proyecto: seres queridos, amigos y amigas involucrados, familiares, hermanas y conocidos…

Todos aportando su granito de arena: como fotógrafos, modelos o diseñadores, como consultores, inspiradores, coachers, como correctores de estilo, animadores, asesores, club de fans o paños de lágrimas; en desayunos de trabajo, mañanas de domingo de aperitivo al sol, tardes de cañas y muchas e interminables conversaciones de todo tipo al teléfono y al whatsapp. ¡Aquí ha habido para todos!

Y como todos habéis ayudado tanto a que este trabajo fuera posible:

¡G R A C I A S, muchas gracias de corazón por estar ahí!

Jamás lo habría conseguido tampoco sin la insistencia de los que os empeñabais en conocer mis trabajos hechos a mano y mis piezas, sin el tesón de mis clientes. La veces, ¡tantas y tantas veces!, que me habéis preguntado dónde ver mis creaciones, dónde encontrar mi taller y ver el telar, cómo conseguir las piezas, sus medidas, los materiales con los que estaban tejidos, las novedades, “¿Habrá colección esta primavera?”… En fin, todas aquellas preguntas lógicas que me haciais y que yo deseaba poder responder de una forma más profesional me han animado mucho a seguir trabajando en este proyecto que ha sido tener la web preparada. ¡Gracias también a todos los que habéis hecho de catalizadores!

El resultado de todo esto está aquí, lo tenéis ante vuestros ojos.

La web de Alilia ya está on line y, próximamente, lo estará también la tienda.

De esta manera, como bien dice la frase tan conocida en este país por todos nosotros ‘Queda inaugurada esta página web’ y a través de este espacio que es el blog, que se aleja de las urgencias e inmediatez de otros medios sociales y que se acerca más al formato de un diario con ese toque de intimidad que nos transmiten, confío en poder ir compartiendo con vosotros, una vez al mes, inquietudes y conocimientos, trabajos y noticias, curiosidades varias relacionadas con este maravilloso mundo de los tejidos, de lo hecho a mano en España, de los telares tradicionales, del tejer, de la creación y el diseño textil, de las materias primas nobles que utilizo, de la creación a fuego lento y artesana… En fin, que estáis invitados a venir siempre y que os espero y deseo que os apetezca volver por aquí.

Prometo que en la próxima entrada del blog habrá, además de cómodos asientos, té y pastas.

No Comments

Post A Comment